Verano.

Todo tiende a marchitarse.
La pupila brilla mustia ante el biocronograma
mientras lo lindo huye despavorido al Este.

Habrá que sosegarse y resignados caer en la tentación de ver
como fragmentos de vidrios de colores contra el cordón
son fortuitamente iluminados por algún tenue farol.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s